11.8.06

.las cuitas en desorden.

claro, sería una falta de respeto tratar de ennumerar todas las nuevas incoherencias cometidas en los últimos días.
.es más, en las últimas horas.
.y aún así río de este dejo de despiste que me asalta cuando todo parece tan controlado.
.por ejemplo, pretendí ahorcar al gato en un gesto de cariño.
.adiviné torbellinos donde la marea ya estaba por demás diluida.
.pensé en el homicidio en tiempos en que la mera idea es una vulgaridad relegada sólo a los más bajos.
.cometí la estupidez de discutir con gente de baja ralea.
.negocié circunstancias donde todo estaba dado por hecho y pretendí hervir el agua que ya había derramado por los cuencos.
.escuché poesía contemporánea de calidad ínfima después de un tiempo austero de clásicos.
.finalmente, volví a confiar en pleno declive.
.esto es un autoboicot y el gato sólo huye con su pretendida sapiencia y la consabida purga de culpas que todo felino deja detrás mientras mueve la cola.

1 comentario:

Lilián dijo...

No os preocupeis cariño. El hombre está construido desde su médula, de puras incoherencias, y digo "puras"
en su acepción más estricta. Quien esté libre de contradicciones que lanze la primera acción congruente.
Hugs, hugs, hugs.