14.10.06

-come on birdies-

"Vienen los pajaritos", sentenció la narradora en mínimo apunte lanzado al aire.
bebió poco esa noche, apenas las cervezas de tránsito.
eso sí, dejó un tiempo mínimo para sus inferencias al momento en que se colaba una canción de Cornelius en el mixer de Cheto.
contrario a la avalancha alada de Hitchcock, por el Calavera pasó una parvada de silbidos y la estirpe aviar colada entre palmas y pasitos insistentes en marcar un ritmo que luego degeneraría en un tema profundamente pop, un éxito de verano.
"Clap & Whistle & Walking" del disco "Music" se infiltró de lleno como lobo que no teme el bosque.
la escritora se recargó en la barra, supuso que entre el vacío y el repaso que dio sobre el aparente contagio de las aves en la música, sólo transcurrió un aleteo de canario.

4 comentarios:

Pop Dylan dijo...

amor

omar


grrr...

Lilián dijo...

Out of creativity?
I don't think so...
¡Así te quería agarrar mi electro-rocker apocado!

Lilián dijo...

Ok, modesto y humilde, maldita polisemia.

el amigo mexicano dijo...

las parvadas sólo recorren ciertos caminos en el aire. se guían por pulsaciones que ubican en las cabezas de ciertas personas. sus graznidos son sólo recordatorios.