13.11.06

*acento diacrítico


La sombra freudiana

Diamanda G. es una artista conceptual respetada en el círculo.
Se le ve, casi siempre, rodeada de gente en torno a ella y en su rostro se dibuja, por lo general, una sonrisa de autosuficiencia.
Es inocente, no obstante.
Hogareña, aunque su elegancia denote más bien un espíritu social siempre externo.
Aún con la carga de individualidad, envidiable más que reprochable, es dada al juego de la otredad y capaz, por encima de todo intento psicologista de ahondar en la personalidad ajena y pincelar no sobre facciones sino en los límites del contenido personal, ontológico incluso.
No descuida o deja para segundo plano el brillo de los ojos y la expresión certera de la boca que nada dice, que permanece hermética.
Cuando por motivos de su apretada agenda saltó estos elementos, que otros creerían accesorios, en este retrato que hizo de mí de inmediato retomó sus herramientas e hizo la modificaciones necesarias para que nada quedara fuera del estricto orden de la descripción del individuo.
Diamanda G. sería incapaz de dejar un cauce abierto entre las fronteras del contorno que luego pudieran ser interpretadas en un remate de teorías psicoanalistas.
Gracias Diamanda G.

3 comentarios:

Lilián dijo...

Ramón
=R=

Pop Dylan dijo...

Padrino!

Que chido que se hagan allá las battle-tunes, es mas... lo reto!

jeje

saludos!

rotabeauvoir dijo...

Buenas noches... ya visité su blog... le toca a usted...

Mimí...

Esta lindo!!